Las mejores vitaminas para la piel

Sueros, cremas, geles, mascarillas y un largo etcétera. Actualmente puedes encontrar en el mercado una infinidad de productos para el cuidado de la piel. Pero, presta mucha atención: antes de que vayas corriendo a comprar todos los artículos dermatológicos disponibles, conoce cuáles son los componentes más efectivos. A continuación, te presentamos las mejores vitaminas para la piel.

Vitamina A

Esta es probablemente la vitamina más usada en los productos dermatológicos. Y no es para menos, ya que la vitamina A es un cofactor para la síntesis de colágeno, el cual ayuda a reducir y prevenir la formación de arrugas. El ácido retinoico (un tipo de vitamina A) estimula la producción de células nuevas y acelera el desprendimiento de las células muertas. Esto hace que se atenúen las arrugas y se eliminen las manchas oscuras de la piel.

Vitaminas del complejo B

La niacina, o vitamina B3, contribuye a mejorar la apariencia de la piel con acné. Esta puede ser ingerida por medio de comprimidos o también aplicada en crema. Si bien su uso más conocido es el del tratamiento de pieles acneicas, también se cree que puede ayudar a contrarrestar los efectos del envejecimiento de la piel debido a la exposición solar.
Piridoxina: la vitamina B6 es un componente esencial para los procesos metabólicos y la síntesis de proteínas, pero no solo eso. Gracias a su papel en la replicación celular la piridoxina es un gran aliado en el cuidado de la piel. Los tratamientos tópicos que contienen vitamina B6 ayudan a controlar ciertas condiciones de la piel que provocan inflamación, como son el acné, el eczema y la dermatitis seborreica.
Biotina: la biotina es conocida de diferentes maneras: vitamina H, vitamina B8 o incluso “vitamina de la piel, el cabello y las uñas”. Su buena fama se debe a que la biotina estimula el crecimiento de los tejidos de rápida reproducción, como la piel y el cabello. Los beneficios de la biotina se reflejan en una piel más hidratada y suave, libre de psoriasis y dermatitis.
Vitamina C

La vitamina C es uno de los componentes más versátiles en las rutinas de cuidado de la piel. Por un lado, el ácido ascórbico ayuda a estimular la producción de colágeno, dando como resultado una piel más tersa y con menos arrugas visibles. Por otro lado, la vitamina C es un potente antioxidante que contrarresta los efectos de los radicales libres sobre la piel. Pero eso no es todo. La vitamina C actúa como un agente antimanchas muy efectivo, por lo que su uso favorece la unificación del tono de la piel.

Vitamina D

La vitamina D no solo es necesaria para absorber el calcio y mantener los huesos en buen estado, sino que también contribuye a cuidar la piel. De acuerdo con un estudio publicado en el Diario de Medicamentos y Dermatología, el calcitriol (una versión sintética de la vitamina D3) es un tratamiento efectivo para la psoriasis. Los resultados de esta investigación demostraron que aplicar calcitriol de forma tópica sobre la zona afectada reduce la inflamación y la irritación en la piel.

Vitamina E

La vitamina E, en conjunto con la vitamina C, tiene un efecto fotoprotector en la piel. Al ser una sustancia antioxidante combate el daño producido por la radiación solar y ayuda a conservar el colágeno y la elastina en buen estado. De igual manera, se ha visto que la vitamina E ayuda a mantener las membranas celulares, aumentando su firmeza. Por estas razones, la vitamina E es un efectivo auxiliar en la prevención del envejecimiento prematuro y en el tratamiento de cicatrices.

Vitamina K

Es muy sabido que la vitamina K tiene propiedades coagulantes, pero pocas veces se habla de sus aplicaciones en la medicina cosmética. En realidad, muchos de los problemas del cutis que están relacionados con una mala circulación sanguínea pueden tratarse con esta vitamina. Ojeras oscuras, moretones, venitas rojas y enrojecimientos son algunas de las afecciones que pueden solucionarse usando vitamina K.

¿Cuál de todas estas vitaminas crees que le haga más falta a tu piel? Visita a un especialista dermatólogo para que pueda indicarte qué productos dermatológicos debes usar de acuerdo a las características de tu cutis.