Estas son las vitaminas que necesitas para rejuvenecer la piel

Un cóctel de vitaminas para tu piel. Sin duda, muchas de ellas son necesarias para presumir de un cutis radiante. Pero, ¿cuáles son las que mejor le vienen para que luzca sana y bonita? Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia, nos habla de varias de ellas. Y no podemos empezar la lista sin hacer mención a una de las más conocidas, la vitamina C. “Es un gran antioxidante que protege la piel del estrés oxidativo, estimula la síntesis de colágeno y elastina, ayuda a prevenir y reducir las manchas y aporta gran luminosidad a la piel”, nos cuenta. Los expertos de la firma Sesderma coinciden en que esta vitamina es la mejor aliada para devolver la luz a la piel, así como a combatir los radicales libres y unificar el tono, cuando se quiere llevar a cabo una perfecta rutina antioxidante. «La vitamina C tiene un triple efecto antioxidante, antiarrugas y unificador del tono. El poder antioxidante de este activo combate frente al daño y el envejecimiento prematuro por exposición al sol, contaminación o estrés. Gracias a su efecto antiarrugas, incrementa la síntesis de colágeno y elastina para lograr una piel más firma y elástica. Y, por último, su uso continuado unifica el tono y devuelve a la piel su vitalidad y luz natural», comentan.

Otras vitaminas
Pero hay más vitaminas que ayudan a que nuestra piel esté bonita, tal y como nos cuenta Rocío Escalante:

-Por una parte, tenemos la vitamina A, conocida como el retinol, que favorece la renovación celular, ayuda a producir colágeno, actúa contra las arrugas, el acné, las manchas, favorece la cicatrización…

– La vitamina E o tocoferol que también es antioxidante, y ayuda a proteger a la piel del estrés producido por los rayos UV o la contaminación, además de que tiene propiedades antiinflamatorias.

– La vitamina K mejora la circulación sanguínea y tiene propiedades cicatrizantes.

-Por otra parte, aunque no es una vitamina en sí, el colágeno es una proteína esencial no solo para la piel, también para los tendones, los cartílagos y los huesos.

¿Hay una ‘supervitamina’ para nuestra piel?
Le preguntamos a la experta si tuviera que elegir la ‘supervitamina’ para una piel radiante, cuál sería. “Elegir solo una es difícil, porque en realidad una piel radiante no se consigue con una sola vitamina, ni un solo ingrediente. Una piel radiante es el resultado de un cuidado 360º, es decir, una buena rutina de belleza, con cremas adecuadas para el tipo de piel y sus necesidades, una dieta equilibrada y variada rica en verduras y frutas, pero en la que no falten otros alimentos como el pescado azul, los frutos secos, los huevos, etc, y que podemos suplementar con ciertos complementos alimenticios que sabemos ayudan en momentos puntuales; un estilo de vida saludable, con descanso de entre 7 y 8 horas al día, la práctica de deporte, ingesta de agua, limitación de tabaco, alcohol…”, matiza la experta.

¿Cómo darle esa dosis necesaria de vitaminas a la piel?
Sin duda, el peso de la alimentación es importante. Así lo considera la farmacéutica, que nos explica que es fundamental llevar una alimentación equilibrada y variada con muchas frutas y verduras, y complementando con suplementos para retrasar el envejecimiento cronológico. “La alimentación es clave, por supuesto. Siempre digo los complementos ayudan si se completan con una dieta equilibrada y variada. No pueden faltar alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes, y sabemos que entre ellos destacan las frutas y verduras, todas en general. Tomar batidos de frutas y hortalizas, caldos de verduras, picotear fruta, crudités… son formas de tomar vitaminas para la piel”, nos cuenta.

“Los antioxidantes ayudan a frenar la inflamación y el estrés oxidativo que provocan factores como los rayos UV, la contaminación o el propio estrés. Algunos ejemplos de antioxidantes son betacarotenos, resveratrol, té verde, zinc, coenzima Q10 y vitaminas C y E. También es interesante darle a la piel sustancias que forman parte de su estructura como el colágeno, los probióticos, el ácido hialurónico, el Omega 3, el silicio…”, nos detalla.

Cosmética y suplementos
Claro está, también podemos recurrir a la cosmética y al uso de suplementos alimenticios. “En general, nuestra dieta no cubre todas las necesidades. Además, cada vez es más rica en azúcares (que promueve la glicación cuyo resultado es la degradación del colágeno) y el escaso consumo de frutas y verduras hace que tengamos que suplementar con suplementos alimenticios. Lo ideal para lucir una piel sana es combinar la aplicación de tratamientos tópicos (cremas hidratantes, sérums) con la toma de complementos, una dieta equilibrada y variada y un estilo de vida saludable (dormir 7-8 horas, realizar ejercicio, evitar el tabaco…). En el caso de los complementos para retrasar el envejecimiento cronológico deberíamos incorporarlos a partir de los 30-35”, concluye la experta.