¿Cómo se hace el vacío abdominal?

Como nos advierte Sara Gutiérrez, no se trata de técnica sencilla. Y hay que practicar mucho para dominarla. Con lo que conviene hacerlo de la mano de un entrenador. «Para realizar un vaciado abdominal, respiraríamos profundamente, exhalaríamos todo el aire, y quedándonos en apnea unos segundos, haríamos una apertura costal expandiendo el diafragma. Tus músculos abdominales se contraerán de manera involuntaria y sentirás como tu obligo entra hacia dentro. Recuerda que solo debes de abrir tus costillas y no activar tu abdomen metiéndolo hacia dentro. Finalmente, relaja los músculos a la vez que coges aire volviendo al estado inicial. Descansa unos segundos y repite el proceso 3 veces. No te sobre exijas, ve aumentando poco a poco tanto las repeticiones como en tiempo de apnea».

No es fácil al principio, por ello, te aconsejamos iniciarte a este tipo de ejercicios con un profesional debidamente formado que valore tus necesidades y sepa guiar y controlar tu postura. Practícalo de manera diaria como un complemento de tu rutina de entrenamiento y notarás todos los beneficios que proporcionan la técnica del vacío abdominal.